La Feria del Libro de Guadalajara, en su edición del 2020, convocó a un concurso de cuento corto, inspirado en Crónicas Marcianas. Yo participé con un pequeño cuento, que les dejo a continuación. Kudos para todos aquellos que pillen la obra original.

 

Cuando abrió la puerta, estaba al borde del colapso. Tartamudeando empezó a explicarle a Tiv, el peligro sobre los seres de otro mundo que vienen a aniquilarlos. 

Pero Tiv sabía que no podía confiar en nadie, muchos intentaban perjudicarlo. Tomó su láser aniquilador y disparó. No podía negar que se le parecía, pero era obvio que así debía ser para sabotear a alguien que trabaja en una máquina del tiempo. Desintegró el cadáver y nunca más volvió a pensar en él. Ni siquiera años después cuando hizo el cálculo el viaje hacia atrás en el tiempo, para salvar a su planeta.

Obviamente no resulto ser ganador. Aún así, creo firmemente que la creatividad no es una meta, es un camino y se tiene que recorrer todos los días. Escribir un cuento, hacer un boceto, o fantasear un poco antes de salir de la cama. Todo sirve.