No me gusto Turning Red

Empecemos con que nunca me han gustado las clásicas películas infantiles, así que le tenía muchas expectativas a Turning Red, sobre, todo por el hate que tuvo, y no me malentiendan, no la odie, no digo que sea mala, solo que esperaba más, me quedo muy floja y si está hecha para un fragmento muy específico de la población.

Lo bueno

Me parece perfecto que hablen de menstruación y sí, es necesario normalizar esto entre los niños y jóvenes. De hecho yo esperaba que realmente tocaran este tema, pero fue como un chiste ahí muy encima. Que entiendo que a muchos los puso incómodos, pero por eso se debe hablar

Hubo el rumor de que una de las amigas era una chica trans y todo super bién con eso. Aunque no sea canon, yo también prefiero pensar que sí y de una vez la shippeamos con Mei, como pareja lesbiana. Esto es todo un drama para las familias fundamentalistas, que ya están cancelando a Disney, pero yo creo que se estan viendo muy tibios. Luca fue una gran película, con un mensaje muy padre, pero también se quedaron un por debajo.

Se agradece el tener una protagonista con sus dos padres en una relación sana y muy funcional y que sea una fantasía urbana sin un mundo complejo, casi irreal.

Personaje trans en Turning red

El viaje del héroe

Hubo críticos de cine que decían no sentirse identificados con la protagonista y tiene todo el sentido del mundo, por lo siguiente. Como publico estamos acostumbrados a ver historias con el arquetipo de “El viaje del heroe”, no en “el viaje de la heroína”, como es el caso Turning Red

El viaje del héroe es un camino de descubrir un mundo nuevo, de superarse uno mismo y de regresar a nuestro punto de partida, mucho más maduros, fuertes y totalmente cambiados.

El viaje del heroe

Con esta trama se han hecho miles de novelas, películas, y videojuegos. No es difícil de desarrollar y se “siente bien” disfrutarlas, sin importar si el protagonista es un mago, una guerrera o un lagarto en el desierto.

Por ejemplo, en Encontrando a Nemo, tenemos no uno, sino dos viajes. Nemo y su papá, parten cada quien a su viaje, y regresan cambiados y más maduros, Nemo descubre que el mar es más peligroso de lo que pensaba . El papá, por el contrario, descubre que en el mundo de afuera no todo es malo. Entonces puedes identificarte en esta película, no porque sepas lo que es ser un pez, sino porque esta es una interacción muy común en nuestra infancia.

El viaje de la heroína

Por otro lado, el camino de la heroína, empieza con un conflicto de la protagonista con su parte femenina/ su mamá, entonces emprende un viaje donde se identifica con su parte masculina, sufre varias pruebas, encuentra aliados y tiene un segundo conflicto que solo se resuelve cuando sana la ruptura con su parte femenina y logra integrar sus dos partes

El viaje de la heroína

Entonces, auque el viaje del héroe, es algo que puede tener protagonistas tanto femeninos como masculinos, el viaje de la heroína solo puede ser vivido por una mujer. Lo cual lo hace algo sexista, pues no hay un simil masculino. Los reto a que me digan una historia donde un chico rompe con su parte masculina, se decanta por lo femenino durante su trayecto y al final logra conciliar sus dos partes

En Turning Red no tenemos una parte masculina, pero el panda es el opuesto de lo que se espera de las mujeres de la familia, representa una fuerza salvaje e incontrolable. Por eso podemos hacer la equivalencia ente la pandasidad y la masculinidad de Mei.

Por su carácter sexista es común ver este tipo de historias ambientadas en tiempos antiguos, como por ejemplo Valiente o Mulan. Dos muy buenas películas, con un viaje de la heroína, pero que no fueron tan odiadas, en primera, porque no tuvieron toda esta polémica y en segundo porque el detonante de la historia es diferente.

Mulan sabe que no es material para casamiento, pero está dispuesta a honrar a su familia, dando su vida para que papá no tenga que ir a la guerra, donde muy probablemente muera. Mérida no quiere casarse, no quiere cumplir con su deber de “princesa”, ella busca su independencia. Mei, por otra parte, lo que quiere es ir a un concierto de una Boy Band, es decir, a uno de los productos más prefabricados, explotados y marqueteados del mundo del espectáculo. Por eso es tan diferente el detonante y por eso la hace todavía más difícil de que el público en general la entienda.

mulan y merida

Así como mucha gente se sintió identificada con este fanatismo, habemos otros que nunca lo hemos experimentado, al menos no a tal grado. Personalmente, me causan conflicto las situaciones donde estoy consiente de que estoy en un lugar público, donde pague un sobreprecio por algo que pudiera tener en mi casa, y todo para que me entretengan.

Un hombre cisgénero promedio se identifica más con Nemo, el pez que vive una aventura épica, que con una chica que teme decepcionar a su madre por no ser la más hija perfecta, “calladita y bien portada” mientras maneja la calentura adolescente del primer amor. Tampoco va a entender el desborde de emociones que vivimos las mujeres, ya sea por culpa de la sociedad, de las hormonas o de nuestros contextos sociales.

¿Y por qué no te gusto Turning Red?

Porque me pareció muy tibia. Realmente no hablan de menstruación y no hablan de temas tabús.

La metáfora del Panda Rojo no va sobre menstruación,es más sobre rebeldía, valor, de nuestra propia voz y nuestro destino. Habla de la importancia de tener redes de apoyo. Estas redes de apoyo femenino, son la principal causa de que la tasa de suicidio en mujeres es menor que en hombres. Tener nuestro grupito de chicas, que te abraza, aunque sea a distancia, es básico en esos momentos difíciles, donde la familia te falla.

Esta película yo la vi desde el punto de vista de hija, y de madre. Mi mayor decepción estuvo al final. Todas las mujeres adultas de la familia, liberan a su panda, pero lo vuelven a guardar. Los sentimientos fuertes, el buscar la felicidad y vivir según nuestros impulsos, no es exclusivo de la juventud. Todo el asunto del Ritual del Panda para atraparlo es otro ejemplo de un ritual para contener a las mujeres, encabezado por las mujeres de mayor edad porque “Reprimir es mejor que educar”.

Y si me pongo en el papel de la hija que también tuvo que “hacerle daño a mi madre con mis decisiones”, también me pareció irreal. En mi caso no fue un concierto, era el asistir a la Etapa Nacional de la Olimpiada de Matemáticas. Mi madre hizo muchas cosas para impedir que yo fuera y tuve que ponerme firme. Había estado entrenado por meses, pase exámenes tras exámenes, deje a mucha gente fuera, como para siempre no. Y este no fue el final de la historia, posteriormente empece a ir a torneos de ajedrez y cada uno era un conflicto nuevo. Entonces no hay mentira más grande en Turning Red que la de una mamá que, de un día para otro, deja a su hija tomar sus decisiones.

¿Y la moraleja de Turning Red?

“Mi panda, mi decisión. Y que muchas quisiéramos esas hermosas orejas furras.

Deja un comentario