Quiero contarles la historia de la guía más efectiva que he hecho.

Caso de exito con una guia

El torneo Nacional e Internacional Abierto Mexicano de ajedrez se realizó en Toluca, en los años 2009 y 2011. En el año 2009 nosotros asistimos al evento, encontramos un muy buen hotel, cercano al hotel sede, pero mucho más barato, también localizamos lugares cercanos para comer y comprar alimentos etc.

Cuando salió la convocatoria para el torneo del 2011, me di cuenta de que, por mi experiencia, ya sabía dónde nos íbamos a quedar, cuanto nos salía en transporte hasta el hotel desde la estación de autobuses, donde íbamos a comer etc. Esto era una ventaja, pues cada año, los ajedrecistas nos enfrentamos a una temporada de cotizaciones, facturas, y fechas limites, para poder asistir a este evento sin gastar demasiado y durante el torneo, tenemos que andar a la casa de la alimentación en los lugares cercanos, pero que nos facturen sin exceder presupuesto.

También sabía que esa información podría ser útil para más gente y me decidí a redactar una «Guía para el Nacional Abierto 2011«. Redactar, diseñar y lanzar esta Guía, no costó más de dos días, después de publicada la convocatoria. Era un pdf con mapas, números de teléfono, lugares donde comer, distancias etc. Eventos así, necesitan resolverse lo antes posible, para poder ahorrar en ciertos gastos, así que el tiempo era crucial. Además, acabado el evento, la guía dejaba de ser interesante, entonces era un contenido de vida útil muy corta.

Resultados de la guía

La realidad fue, que esta idea tuvo un gran éxito para la página de Caballeros del Tablero. Las visitas al sitio subieron en un 60% durante los meses previos al evento y nos otorgó mucho más reconocimiento a nivel nacional como página comprometida con el ajedrez nacional.

Pero no fuimos los únicos que salieron victoriosos de esta idea. Meses después, durante el evento, me encontraba yo en el lobby del hotel donde nos quedamos (obviamente antes de lanzar el boletín donde recomendaba el hotel más accesible, hice las reservaciones para nosotros) y empecé a platicar con alguien que resultó ser el gerente del hotel. No sé cómo salió el tema de que las reservaciones para las fechas del torneo, se les habían agotado desde hace mucho. Tanto así que, dos meses antes del torneo, la organización del mismo llegó a pedirle cuartos para los árbitros, pero le fue imposible dárselos pues ya tenía todo apartado gracias a «una guía que recomendó nuestro hotel».

Sin dudarlo, el siguiente año, lance la guía del nuevo torneo, esperando tener el mismo éxito. Pero fracasó, de hecho, me pidieron que mejor lo retirara y ahorita les explico los motivos. Esta vez yo no conocía la zona donde se iba a realizar el torneo, es más ni conocía la ciudad sede. La información estuvo basada en una investigación rápida en Google, y si, encontré hoteles baratos, pero el Google no decía nada de la mala reputación de esa zona. Los hoteles que yo recomendaba estaban en zonas conflictivas y de tráfico de drogas. No tenía nada importante o interesante que decir acerca de la comida, ni de las rutas. En general, era una basura, un esfuerzo mediocre por replicar un éxito del pasado.

Conclusiones

Creo que es fácil para todos ver dónde radica la experiencia. La primera vez escribí en base a algo que sabía que era cierto, y que esa información realmente iba a ayudar a alguien. La segunda vez, intente ayudar, pero desde el desconocimiento. Crear contenido de calidad se basa en general un producto importante, veraz y útil. Crear un contenido que no es veras, lo vuelve inútil. Crear un contenido sin utilidad, resulta en un producto no importante.